Me mudo!

Ahora estoy aquiiii!

miércoles, octubre 28, 2009

Topónimos, un alegato

En 20minutos.es preguntan "¿Qué nombre debería utilizarse: A Coruña o La Coruña?" y explican que "el Ayuntamiento de A Coruña debate en un pleno extraordinario la cooficialidad del topónimo de la ciudad. Con el pleno extraordinario de hoy se abre la sobre la posibilidad de que el topónimo La Coruña regrese a los documentos oficiales y a los carteles de las calles."
Ofrecen tres respuestas:
Sólo A Coruña, porque hay que defender la cultura y la lengua gallegas.
Sólo La Coruña, estamos en España y lo adecuado es utilizar el idioma oficial del Estado.
Ambas, tanto A Coruña como La Coruña son las denominaciones correctas, y así se evitan confrontaciones.

La pregunta me llamó la atención, es una pregunta bastante lingüística al fin y al cabo, pero me sorprendió mucho comprobar que, sin estar cerrada aún la encuesta, un 70% (4602 votos) de los votantes prefieren la segunda respuesta. Tanto así, que dejo aquí el comentario que he escrito en el foro de la encuesta

Supongo que muchos ya lo habrán comentado, pero el gallego es una de las lenguas cooficiales del estado, así que el planteamiento de la segunda respuesta me parece hasta anticonstitucional. Las lenguas oficiales del estado son aquellas que se reconocen en la constitución y los estatutos de autonomía de cada comunidad, (si hasta los franceses ya han aceptado este concepto y ya hace años que consideran las lenguas minoritarias como lenguas oficiales) Sin lengua no existe realidad y cada lengua posee métodos propios para codificar el mundo que los rodea y por cada lengua que se muere (y pasa más de lo que parece), una manera particular de entender la realidad desaparece. Lo cierto es que decimos Alemania en lugar de Deustchland o Río Amarillo en lugar de Río Huang-ho. Los topónimos son realmente importantes y suelen revelar pistas sobre quienes han vivido ahí. Fijados durante siglos los topónimos son la memoria de sus habitantes, hablantes de una lengua propia y moduladores de su realidad, y gracias a ellos podemos saber que íberos hace miles de años miraron esas montañas y esos valles y las nombraron y que ciudades a lo largo de toda Europa fueron fundadas por los romanos. También es gracias a los topónimos que sabemos que la lengua que hablaban los aborígenes canarios, que desapareció durante la conquista, era una lengua tan cercana al bereber como el español al italiano. Pero, por muchos argumentos que yo pueda dar, el hablante es soberano, y no hay manera de institucionalizar la lengua, su protección y su futuro está en manos de sus hablantes.


2 comentarios:

Euribates dijo...

Una pregunta: ¿Tú dices "Me voy a Nueva York" o "Me voy a New York"?

Tiberio dijo...

Me ha gustado tu contestación. A mí también me parece que el segundo argumento es inconstitucional y, desde luego, antidemocrático.

Puedo llegar a entender un argumento en línea de "el español es nuestra lengua común" pero lo de "Estamos en España y por lo tanto se habla español" suele demostrar una gran ignorancia.

Generalmente es gente que flipa cuando les dices que el país con más lenguas oficiales de la UE es Italia y no España. O que dan por sentado que en Francia se habla francés, en Inglaterra inglés, en Suecia sueco y en Suiza... bueno, supongo que en Suiza no se habla ninguna lengua :)